Love Is love.

Caminaban con rumbos distintos. Sofía por el andador rumbo a Juárez. Ofelia por el andador rumbo a arista. El tiempo y su mentira relativa. Sus ojos se encontraron. Y con esto, sus almas. Deseosas de seguir los pasos de la otra. Un segundo bastó para no olvidar lo que en la otra encontraron. Una mentira: el destino se impone y la corriente de lo correcto las ató al tiempo y espacio. Llegaron. A Juárez y arista.

Anuncios

Monotonía.

Su bicicleta lo acompañaba en cada travesía, aliada de caminos largos y llegadas tardes. Esta vez. Tomaría ira y un poco de comida. Conquistar nuevos ojos y otras manos. Las huidas se vuelven utopía y cuando está a punto de cruzar el puente que lo extrae de su región. Vuelve a casa.